miércoles, 24 de noviembre de 2010

Lugares de interés: Parque Nacional de Iguazú (Argentina)

 Parece difícil de poder decir algo nuevo sobre un lugar tan emblemático y conocido como son las Cataratas de Iguazú / Iguaçú (dependiendo del lugar de la frontera desde donde se miren). Es un lugar de una belleza natural impactante y lleno de energía. Para hablar de ellas, voy a dedicar dos posts, pues creo que merece la pena hablar de ellas, ya que la forma de vivirlas difiere desde el lado argentino o el lado brasileño.

Desde Argentina, el Parque Nacional de Iguazú se encuentra dentro de la región argentina de Misiones, y a pocos minutos de la frontera brasileña. Dentro del parque, se encuentran las cataratas de Iguazú. Pero al ser el río Iguazú frontera con Brasil, el otro lado de las cataratas pertenece al estado brasileño. ¿Por qué hago esta aclaración? Pues porque la forma de ver las cataratas de un lado y del otro es muy diferente.
Desde Argentina, la experiencia con las cataratas es más directa, más cercana.
También es importante el hecho de cómo el parque plantea la visita, ya que desde este lado es un parque que busca más el contacto con la naturaleza de una manera más natural, directamente.


Pero pasemos a algunos consejos prácticos: si visitas el parque viniendo del lado brasileño (Foz de Iguaçú), hay que tener en cuenta:

- Divisa: intenta conseguir pesos argentinos antes de salir de Brasil o sácalos de un cajero antes de ir al parque. La entrada sólo puede pagarse en pesos argentinos y no aceptan targetas de crédito. Si te encuentras en el apuro de no haber cambiado, las empresas de autobuses te cambian el dinero pero a un cambio abusivo.

- Fronteras: Si eres un ciudadano europeo, asegúrate de pedir al conductos del autobús desde Foz de Iguaçú un vale para volver a subir al siguiente autobús después de sellar el pasaporte. Según ellos, no hace falta que bajes, pero te puedes encontrar con una sorpresa en forma de multa por no haber cumplido con los trámites burocráticos. Una vez que coges el siguiente bus, hay que volver a bajarse en la aduana argentina para sellar la entrada al país; en este caso, el bus espera a todos los pasajeros.

Desde Foz, el autobús se coge al lado de la terminal de autobuses (ojo, al lado, no dentro). Las compañías que hacen el recorrido son Celeste, Itaipu y Tres Fronteiras. El precio es de 2,20R$ (aunque también se puede pagar en pesos argentinos y guaranís paraguayos).

Una vez en Puerto Iguazú (Argentina), hay diferentes compañías que van hasta el parque; no hay problemas para llegar.

Dentro del parque lo aconsejable es visitar una de las joyas del parque: La Garganta del Diablo. Y es que, al encontrarse el inicio de la garganta en el lado argentino, puede llegar hasta ella y asomarse a su interior. La forma más sencilla para llegar es con el tren ecológico que sale desde la Estación Cataratas (si lo coges en la primera estación, tendrás que bajarte para volver a subir a otro y hacer la cola). El tren sube hasta el inicio de unas pasarelas que van atravesando diferentes zonas del río, que permiten ver la naturaleza, los árboles, los pájaros... Es muy agradable porque de esta manera crea la expectación y prepara al visitante para lo que está a punto de ver.
Una de las cosas que más asombra es el sonido del agua al caer. Es casi hipnótico. Además, dependiendo de hacia donde sople el viento, las gotas de agua de la caída refrescan al visitante, ya que el calor húmedo de la zona es bastante fuerte.

Después de pasar un largo rato contemplando esta maravilla, el parque permite dos paseos más a pie para ver las cataratas de cerca: Son el Circuito Superior, que permite visitar desde arriba los diferentes saltos (Bossetti, Adán, Eva, Bernabé Méndez y Mbigua). y el Circuito Inferior, que además de ver los saltos de Alvar Núñez y Dos Hermanas, permite acercarse al Bossetti desde abajo y notar la fuerza del agua caer y refrescarse al mismo tiempo.

Otras de las atracciones es visitar la Isla de San Martín, que se encuentra delante de las cataratas, pero depende mucho del nivel del caudal del agua, ya que hay que descender hasta abajo e ir en bote.

Dentro del parque, además de diferentes servicios de guías (que personalmente encuentro innecesarios, pues todo está muy bien indicado), se pueden contratar otros tipos de pack "aventuras", pero no es lo que más se destaca, ya que la belleza del lugar habla por sí misma.



Pero además de las cataratas, otro de los alicientes es realizar el Sendero Macuco. Se trata de un camino de 3,5 km que lleva hasta un mirador y una pequeña poza de agua en la cual se puede bañar. Tiene el gran atractivo de cruzar parte de la selva y en el camino se pueden encontrar todo tipo de mariposas, monos y lagartos... Otra de las cosas que asombra también aquí es el sonido de la selva... Todo son ruidos, chasquidos, graznidos... una experiencia sobre todo si se hace en solitario.


Un lugar que da para dos días para verlo tranquilamente.

No hay comentarios: