martes, 7 de septiembre de 2010

Exposición: Un món flotant en el Caixaforum

Ya quedan pocos días para disfrutar de esta exposición. Ordendas por temas, se presentan unas 230 fotografías de Jacques Henri Lartigue, un afortunado en su época, que, convirtiendo la fotografía en su hobby gracias a la cámara que su padre le regaló con 8 años en 1904, consiguió retratar una época y una clase social de una forma rotunda.

Incluyendo el gusto por la velocidad, por la mujeres bellas y por el "jour de vivre", todas sus instantáneas revelan una frescura y una forma de ver la fotografía que, vista en retrospectiva, dan una sensación de modernidad e inmediatez indiscutibles.

Recomendable para todos los amantes de la fotografía.

1 comentario:

Marga dijo...

¡Muy recomendable! Me gustaron mucho las fotos que hizo siendo todavía un niño. El niño que creo que no dejó de ser nunca. Cierto, frescura y modernidad en una exposición llena de movimiento que te arranca más de una sonrisa.